Código Deontológico de los API, Agentes de la Propiedad Inmobiliaria

Código Deontológico de los  API, Agentes de la Propiedad Inmobiliaria

Uno de los principales objetivos y prioridades de ED Inmobiliaria es ofrecer a nuestros cliente un servicios profesional, serio y eficaz. Ed Inmobiliaria es Agente de la Propiedad Inmobiliaria colegiados en ejercicio en este Colegio Provincial de Cádiz (número 358), como colegiados disponemos de una seria de ventajas de las que nuestros clientes serán los principales beneficiados. Además de otras ventajas disponemos de un seguro de responsabilidad civil profesional.

En el III Congreso Nacional de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, fue aprobado y redactado el CODIGO DEONTOLÓGICO que publicamos aquí por el gran interés que representa para el desarrollo profesional. El texto propuesto fue básicamente el mismo que el aprobado por la Federación Mundial de Profesiones Inmobiliarias (FIABCI) en su Congreso de Montreal (Canadá) en Mayo de 1971, con algunos retoques y con nueva ordenación del articulado.

PREAMBULO
1. Un colectivo profesional tiene una función social que cumplir y la cumple cuando el conjunto de comportamientos individuales es positivo. Así lo considera la propia sociedad en que se desenvuelve, y lo hace atribuyendo a dicho colectivo un valor y prestigio social. Los principios que se proponen en este Código Deontológico tienen el objetivo de potenciar el prestigio profesional del colectivo y están inspirados en la función social de los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, en una actividad económica tan importante como la del ámbito inmobiliario y que tiene gran repercusión para satisfacer unas necesidades básicas de la Sociedad.

2. Después de haber definido claramente los principios generales del comportamiento profesional, se clasifican las normas en tres capítulos referidos, respectivamente, a las relaciones con la clientela, entre colegas y con el público en general.

3. Los principios esenciales de moralidad profesional, que están universalmente reconocidos entre los miembros de la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias, y especialmente en Europa, forman la base de estas normas, y podrían resumirse diciendo que un Agente de la Propiedad Inmobiliaria no debe robar, no debe mentir, no debe codiciar los bienes ajenos y no debe hacer a los demás lo que no desearía que los demás le hicieran, a todo cual deber darse una extensa interpretación.

4. El fin primero de estas normas deontológicas debe asegurar un máximo de servicios y de integridad moral para con la clientela y el público, ya que la razón básica de la existencia de esta profesión es el servicio que presta a la sociedad.

5. Los API deberán dar pruebas de discreción y moderación con objeto de no comprometer su propia reputación ni la de los demás, y respetarán en todas las circunstancias el secreto profesional.

6. Los API velarán para que en todas las transacciones se convenga un precio justo y procurarán que los contratos estén redactados con precisión, sin equívocos y en forma intachable, y que no favorezcan unilateralmente a una parte, sino, por el contrario, protejan los intereses de las dos partes.

7. En las relaciones con sus colegas, los API respetarán los principios de la leal competencia y de la cortesía.

8. Las normas se refieren a la actuación de los API en la práctica normal de los negocios inmobiliarios y deben condenar la estafa, el fraude, los contratos injustos, debiendo estar en conformidad con las leyes vigentes.

9. Además de conducirse conforme a los principales enunciados, los API harán todo lo posible por elevar el nivel de la profesión, especialmente en las vertientes de estimular la continua formación profesional, de mantener una constante información de las tendencias del mercado y de abstenerse de hacer una publicidad engañosa y perjudicial para la profesión.

RELACIONES CON LA CLIENTELA
Art. 1 Al aceptar un mandato, el API se compromete a proteger y promover los intereses de su mandante. Sin embargo, el deber de fidelidad absoluta hacia los intereses del mandante -que es primordial- no dispensa al de su obligación de tratar equitativamente con todas las partes interesadas.

Art. 2 El API debe informarse de todos los hechos esenciales relativos a cada propiedad para la que accede un mandato, con objeto de poder cumplir su obligación de evitar los errores, la exageración, la falsa presentación o la disimulación de hechos esenciales.

Art. 3 Si el API no representa más que a una de las partes que intervienen en la transacción, no debe aceptar remuneración más que de esa parte, salvo conocimiento formal de todas las partes interesadas. Bien entendido de este artículo no se aplica en los casos en que es habitual y públicamente notorio que las dos partes interesadas pagan una remuneración.

Art. 4 El API no ha de firmar ningún documento que indique un precio falso, salvo si se trata de un precio ostensiblemente nominal.

Art. 5 El API debe guardar en cuenta especial en banco, diferente de la de sus propios fondos, las sumas de terceros en su poder, tales como las sumas administradas fiduciariamente, los fondos depositados por los clientes y otros fondos similares.

Art. 6 El API debe estimular y promover la práctica del mandato exclusivo, con objeto de evitar los equívocos y desacuerdos y para servir mejor al mandante. Bien entendido que el mandato debe tener una limitación en el tiempo.

Art. 7 El API no debe comprar, en todo o en parte, por su propia cuenta o la de un pariente próximo, por cuenta de su firma o de un auxiliar cualquiera, o incluso por cuenta de un organismo en el que posee una participación importante, una propiedad para la que se le ha confiado un mandato de venta, a él o a su firma, sin informar al mandante de su intención. Si el API vende una propiedad que le pertenece en todo o en parte, debe informar al comprador de esta situación.

Art. 8 Cuando actúa como administrador de bienes, el API no debe aceptar comisiones, descuentos o beneficios sobre los gastos realizados por cuenta de un propietario, sin el conocimiento y acuerdo de este último.

Art. 9 El API no debe ejercer las funciones de consejero jurídico, y debe recomendar la intervención de un abogado cuando los intereses de una y otra de las partes lo exijan.

Art. 10 Para la protección de todas las partes interesadas, el API debe cuidar que las obligaciones financieras y los compromisos que se refieran a las transacciones inmobiliarias se fijen por escrito, expresando los acuerdos que hayan intervenido entre las partes, y que todos los extremos de dichos acuerdos figuren en el momento de la firma.

Art. 11 El API no debe proponer o anunciar una propiedad para la que no tenga un mandato; el precio indicado en las ofertas debe ser el convenido con el mandante como precio de oferta.

Art. 12 Cuando se reciba más de una oferta escrita respecto de un inmueble y sin que el propietario haya aceptado ninguna, cualquier otra oferta mejor, presentada al API ya sea por un probable comprador o por otro agente, deberá ser sometida al propietario para que decida.

Art. 13 El API no debe encargarse de una peritación que sobrepase el marco de su experiencia, sin el concurso de un especialista de la clase de propiedad en cuestión, o sin informar al cliente de la situación. En esas condiciones, el especialista solicitado debe estar reconocido como tal, y los límites de su intervención deben quedar claramente definidos.

Art. 14 Cuando reciba el encargo de realizar una peritación en regla de una propiedad inmobiliaria, el API no debe dar su opinión sin un análisis completo y una interpretación cuidadosa y amplia del conjunto de factores que condicionan el valor de la propiedad. Su consejo constituye un servicio profesional. El API no debe encargarse de una peritación o dar su opinión sobre el valor de una propiedad en la que tiene o piensa adquirir intereses, a menos de hacerlo constar en su peritación.

RELACIONES CON LOS COLEGAS

Art. 15 El API no debe tratar de obtener ventajas desleales sobre sus colegas, y debe estar dispuesto a compartir con ellos el fruto de sus experiencias y estudios.

Art. 16 El API debe llevar sus negocios de modo que evite los litigios entre colegas. En caso de litigio entre dos profesionales inmobiliarios que pertenezcan a la misma organización local, dicho litigio debe ser puesto en conocimiento del Colegio o Colegios respectivos.

Art. 17 El API no debe criticar las prácticas profesionales de un colega, ni comentar la transacción realizada por un competidor. Si se le pide su opinión, deba darla con toda la integridad y cortesía profesionales requeridas.

Art. 18 El mandato exclusivo que detenta un API debe respetarse. El API que coopere con el agente exclusivo no debe suscitar la intervención de un tercer colega sin el acuerdo del agente exclusivo.

Art. 19 El API que tenga un mandato exclusivo debe aceptar la cooperación de otros colegas cada vez que ésta redunde en interés del mandante. Las negociaciones que se refieran a una propiedad para la que se tiene mandato exclusivo deben efectuarse con el mandatario exclusivo y no con el mandante, a menos que el Agente exclusivo esté de acuerdo.

Art. 20 El reparto de las comisiones debe hacerse siempre sobre bases fijadas previamente, con objeto de evitar cualquier discusión cuando el negocio se realiza.

Art. 21 El API no debe ofrecer sus servicios a un cliente que le ha presentado otro colega. Esta restricción debe, no obstante, tener una limitación de tiempo y de manera razonable en función de las circunstancias y de la naturaleza de los negocios tratados.

Art. 22 El API no debe solicitar los servicios de un empleado o auxiliar de otro colega a espaldas de éste.

Art. 23 Los anuncios “en venta”, “se alquila”, “se permuta”, etcétera, fijados en una propiedad no deben ser aplicados por más de un API, y en todo caso únicamente con la autorización del propietario, salvo si el mandato y la autorización se han dado a varios profesionales inmobiliarios a la vez, con conocimiento de todos ellos.

Art. 24 El API no debe, en ningún caso, prestarse a trabajar por una remuneración inferior a la fijada por el Colegio del país o región en que se realiza la transacción.

Art. 25 El API debe, en principio, oponerse a pagar comisiones a personas ajenas a la profesión.

RELACIONES CON EL PÚBLICO

Art. 26 El API deberá estar al corriente de la evolución del tema inmobiliario en los niveles local, regional y nacional, para poder contribuir a la formación de las concepciones públicas en materia fiscal, legislativa, de utilización de los bienes raíces, del urbanismo y de otras cuestiones relativas a la propiedad inmobiliaria.

Art. 27 Es un deber del API estar bien informado, en cualquier momento, de las condiciones del mercado, con objeto de poder aconsejar a su clientela en lo que se refiere al justo precio.

Art. 28 Es un deber del API proteger al público contra el fraude, la presentación falsa o las prácticas dudosas en el campo inmobiliario. Debe esforzarse por eliminar, en su comunidad, cualquier práctica susceptible de ocasionar perjuicios al público o a la dignidad e integridad de su profesión. El API deberá aportar su concurso a los organismos que tengan por misión reglamentar en los planos local, regional o nacional, las costumbres profesionales de los agentes.

Art. 29 Si el público debe sentirse protegido contra agentes dudosos, no es menos justo que los API se vean protegidos, por su parte, contra un trato inadecuado del público. Esto no puede conseguirse más que por la educación de un público insuficientemente consciente del papel económico que desempeña el API. Las organizaciones profesionales deben esforzarse por explicar este papel por medio de artículos de prensa, conferencias, contactos personales, etc.

Art. 30 En su publicidad, el API debe poner especial cuidado en dar una descripción exacta. En principio no debe publicar anuncios sin indicar su nombre, ni permitir a sus auxiliares que utilicen nombres y números de teléfono individuales. Si esta clase de anuncios puede admitirse en ciertos casos especiales, el API debe, no obstante, declarar su calidad desde el primer contacto con la persona que responde al anuncio en cuestión.

Art. 31 El API debe estimular a las organizaciones profesionales para la creación de institutos de formación profesional y para que publiquen revistas y periódicos especializados que permitan al API el suministro al público de una información exacta y colaborar en ello en la medida de sus posibilidades.

Art. 32 En el desarrollo de su actividad profesional, un API debe tender a utilizar recursos técnicos que favorezcan su labor, como ordenadores, aparatos de comunicación, etc…, que al mismo tiempo sirvan para prestar mejores servicios a su clientela y al público en general.

Art. 33 Los API deben procurarse elementos y sistemas para su continuada formación profesional, estableciendo los Colegios cursillos de obligada asistencia y promoviendo cíclicamente congresos o encuentros colectivos, tanto a nivel zonal como nacional.

img

Inmobiliaria Algeciras

Publicaciones relacionadas:

Como vender su vivienda en menos de 3 meses

Desde la experiencia adquirida en ED inmobiliaria, podemos afirmar y le vamos a explicar como...

Continuar leyendo
Por Inmobiliaria Algeciras

Como determinar el precio de una vivienda en el mercado inmobiliario de Algeciras

Cuando decidimos poner a la venta una propiedad inmobiliaria es muy importante tener información...

Continuar leyendo
Por Inmobiliaria Algeciras

Como realizar una visita a una vivienda

Dada mi actividad profesional como Agente de la Propiedad Inmobiliaria (API), realizo muchas...

Continuar leyendo
Por Inmobiliaria Algeciras

Unirse a la discusión